Inicio > Sala de Noticias > Boletines Noticiosos

April 20, 2014   

Sala de Noticias // Boletines Noticiosos

31 de mayo de 2011


CACs afganas estimulan el crecimiento de mercado en áreas de conflicto

Nuevo producto de préstamo híbrido probará soluciones financieras a largo plazo en Helmand

Print Email RSS Comments

Lash Market
Un oficial de desarrollo de afiliación de IIFC les dice a los vendedores acerca de los servicios de IIFC en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand y un pueblo de mercado clave en el sur.

KABUL, Afganistán — A pesar de los riesgos de seguridad semanales, y a veces diarios, a través de partes de Afganistán, las cooperativas islámicas de inversión y financiamiento (IIFCs) del país, o cooperativas de ahorro y crédito, están proporcionando crecientes niveles de capital de trabajo para los propietarios de negocios a escala pequeña y mediana y los agricultores. En el último trimestre solamente, 30 IIFCs distribuyeron alrededor de 8,000 préstamos con un valor de US$7.4 millones y aumentaron la afiliación total en 10%. El Consejo Mundial de Cooperativas de Crédito (WOCCU) pronto probará un nuevo producto de préstamo híbrido con las IIFCs el cual combinará el arrendamiento financiero y las líneas de crédito para ofrecer préstamos más grandes y por períodos de tiempo más largos para los propietarios de negocios pequeños y los agricultores en la provincia de Helmand.

Con financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través de su programa de Financiamiento Rural y Desarrollo Cooperativo (RUFCOD) administrado por WOCCU, las IIFC han traído un creciente número de socios de las provincias de alto riesgo incluyendo a Helmand, Kandahar y Uruzgan. Los oficiales para el desarrollo de afiliación de IIFC allá trabajan con los miembros de la junta directiva que constan de líderes del shura, o consejo comunitario, para viajar a las áreas que anteriormente no contaban con el servicio e introducir la IIFC a los grupos de agricultores pequeños y propietarios de negocios. Una oficial de desarrollo de afiliación de la provincia de Nangarhar está llegando a los grupos de mujeres en el área.

El financiamiento reciente del Departamento para Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) agregará al programa RUFCOD y permitirá que cinco IIFCs en la provincia de Helmand prueben el producto de préstamo híbrido que combina el financiamiento para arrendamiento de equipo (ijara) con las líneas de capital de trabajo de crédito (murabeha). El producto nuevo tendrá como objetivo a los empresarios y agricultores que tienen el potencial para expansión pero carecen de registros financieros confiables o fianza para el préstamo. Los socios podrán acceder a préstamos más grandes y con períodos de tiempo más largos para invertir en sus negocios, mientras que la habilidad de las IIFC para recuperarse y revender los activos arrendados reducirá el riesgo institucional del préstamo. WOCCU espera que el producto nuevo aumente la demanda de préstamos y acelere la sostenibilidad de las IIFC en el sur.

Las IIFC son las primeras — y únicas — instituciones financieras cooperativas en el país que ofrecen los productos y servicios en cumplimiento con la Ley Islámica. Desde ayudar a abrir las puertas de las primeras IIFC Afganas en 2005, WOCCU ha trabajado con los ciudadanos Afganos en 14 provincias para establecer un total de 40 IIFCs y puntos de servicio, 25 de las cuales están ubicadas en las provincias conflictivas del sur y del este. Hoy día, la red IIFC ostenta una creciente afiliación de 70,047 y US$20.3 millones en activos. WOCCU estima que alrededor de 45,903 trabajos se han creado en el último año con los financiamientos de IIFC.

Afghan shopkeeper
Luego de las protestas violentas en la ciudad de Kandahar el mes pasado, la IIFC de Kandahar desembolsó préstamos a socios para reconstruir el inventario y reparar sus tiendas.

"La estructura de los IIFC es bastante diferente de otras instituciones micro-financieras y bancos en Afganistán," explicó Barry Lennon, Vicepresidente Senior de WOCCU quien supervisa los programas de WOCCU en Afganistán. "Los afganos que se convierten en socios de las IIFC poseen cada uno un pedazo de estas cooperativas islámicas. Ellos ven a las IIFC como instituciones financieras islámicas en donde pueden acceder totalmente a los productos y servicios de acuerdo al Shari'a. La posesión por los socios y la participación de los ancianos locales ha permitido que las IIFC se introduzcan en comunidades rurales remotas en donde otros no han podido llegar."

El mantener relaciones estrechas con los ancianos del pueblo, los líderes religiosos y los representantes locales ha sido crucial para el crecimiento continuo y la estabilidad de las IIFC. Cuando las cooperativas islámicas abrieron sus sucursales en primera instancia en el Sur y Este más conservador en 2008, el personal de WOCCU trabajó estrechamente con los especialistas religiosos o mullahs para determinar cómo el modelo de cooperativa financiera pudiera servir mejor al área de acuerdo a los principios Islámicos. Los mullahs frecuentemente tenían opiniones diferentes acerca de qué estaba permitido en la prestación de servicios financieros, pero las prohibiciones principales eran pagar y recibir interés. La propiedad mutua y el riesgo compartido de los socios de la cooperativa eran inherentes en línea con los valores islámicos y ayudó a las IIFC atraer a socios nuevos y lograr el apoyo de los líderes religiosos locales.

Las IIFC en las provincias del sur y este hicieron cambios operacionales adicionales para cumplir con los valores más conservadores culturales y religiosos de allá. La inclusión de miembros shura en las juntas directivas de IIFC ayuda a garantizar que cada tribu en el área esté representada. Además de generar confianza y apoyo para las IIFC, involucrar a los líderes religiosos y de la comunidad le ha inculcado un mayor sentido de propiedad entre los socios y ha ayudado a reducir la morosidad de préstamos. Los shuras también han servido como voluntarios en campañas de afiliación en áreas de alto riesgo.

En un país con un 28% de la tasa de alfabetismo y pocas personas con el conocimiento financiero y las habilidades de administración para supervisar las IIFCs en donde están ubicadas, WOCCU le ha dado mayor importancia a la capacitación local. Como parte del programa RUFCOD, WOCCU está capacitando a los empleados de las IIFC en sistemas de monitoreo financiero y procedimientos de contabilidad de manera que ellos puedan desempeñar sus trabajos exitosamente e independientemente en el futuro. El programa de administración financiera de las IIFC se tradujo al Pashtu, uno de los idiomas locales, para que sea más fácil que los empleados utilicen el sistema.

En Noviembre de 2009, WOCCU ayudó a organizar y obtener una licencia para una asociación cumbre denominada Grupo IIFC que ahora une la creciente red del país de las IIFC. El Grupo IIFC proporciona una vigilancia operacional y asistencia técnica al personal de las IIFC. Su junta directiva de nueve miembros representa una combinación de intelectuales Afganos, representantes de gobierno, estudiosos Islámicos y líderes locales shura. Una directora representa a las IIFC en el norte.

"Nadie se atreve a visitar las provincias como Helmand y Uruzgan, pero las IIFC están allá afuera en esas áreas rurales altamente volátiles sirviendo a las necesidades de los que carecen de servicios financieros", dijo Mahir Momand, Gerente General y Director de administración de riesgo del Grupo IIFC. "Las IIFC no solamente han ayudado al desarrollo económico de las comunidades rurales en general, sino que también han creado trabajo para aquellos que pudieran ser reclutados por la insurgencia".

WOCCU empezó a desarrollar las IIFC en Afganistán en 2004 con El Fondo de Apoyo a la Inversión en Microfinanciamiento para Afganistán (MISFA). El programa actual RUFCOD de WOCCU financiado por USAID está aumentando el acceso a los servicios financieros de acuerdo al Shari'a entre los propietarios de negocios de pequeña y mediana escala, agricultores, hogares de ingresos bajos y medios y mujeres principalmente en el sur y este de Afganistán. Con el financiamiento de DFID, WOCCU trabajará con las IIFC existentes en la provincia de Helmand para desarrollar el producto de préstamo híbrido que ofrecerá mayores oportunidades de inversión en períodos de tiempo más largos a propietarios de negocios pequeños y los agricultores.

Aprenda más sobre el programa RUFCOD de WOCCU en Afganistán al visitar www.woccu.org/afghanistanrufcod.



El Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito es la asociación gremial y agencia de desarrollo para el sistema internacional de cooperativas de ahorro y crédito. El Consejo Mundial promueve el crecimiento sustentable de las cooperativas de ahorro y crédito y otras cooperativas financieras en todo el mundo a fin de facultar a las personas para que mejoren su calidad de vida a través del acceso a servicios financieros asequibles y de alta calidad. El Consejo Mundial realiza esfuerzos de defensa activa en representación del sistema global de las cooperativas de ahorro y crédito ante organizaciones internacionales y trabaja con gobiernos nacionales para mejorar la legislación y la regulación. Sus programas de asistencia técnica introducen nuevas herramientas y tecnologías para fortalecer el desempeño financiero de las cooperativas de ahorro y crédito y profundizar su alcance comunitario.

El Consejo Mundial ha implementado 290 programas de asistencia técnica en 71 países. A nivel mundial, 56,000 cooperativas de ahorro y crédito en 101 países atienden a 200 millones de personas. Obtenga más información sobre el impacto global del Consejo Mundial en www.woccu.org.


NOTA: Oprima el botón del mouse sobre las fotografías para verlas/descargarlas en alta resolución.

Contacto principal: Rebecca Carpenter
Organización: World Council of Credit Unions
Correo electrónico: rcarpenter@woccu.org
Teléfono: +1-608-395-2031
Print Email RSS Comments