Inicio > Sala de Noticias > Boletines Noticiosos

October 20, 2014   

Sala de Noticias // Boletines Noticiosos

10 de enero de 2008


Las cooperativas de ahorro y crédito son las instituciones financieras occidentales que más se acercan a cumplir la sharî'a islámica

Print Email RSS Comments

Balkh IFC
Un informe nuevo de WOCCU destaca los retos que confronta WOCCU al establecer cooperativas de ahorro y crédito en un país islámico devastado por la guerra como Afganistán. Aquí, los socios encuentran a la Cooperativa de Inversiones y Finanzas Balkh en la cuidad de Mazar-i-Sharif.

MADISON, Wis.—Los intereses pagados a los depositantes sobre los ahorros por los bancos occidentales se consideran un préstamo con intereses y no están permitidos conforme a los principios de las finanzas islámicas. No obstante, la titularidad mutua y distribución igualitaria de utilidades, que es típica entre las cooperativas financieras, puede atenuar algunas restricciones bajo dicha ley y convertir a las cooperativas de ahorro y crédito en entidades atractivas para los ahorradores y prestamistas islámicos, no sólo en los países en vías de desarrollo, sino también en Estados Unidos, de acuerdo con un nuevo informe técnico emitido por el Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito (WOCCU).

El informe, "Apoyo al desarrollo de las cooperativas de ahorro y crédito en Afganistán: Panorama general de los problemas importantes para el desarrollo de finanzas cooperativas que cumplan con la sharî‘a delinea los desafíos que WOCCU confronta al establecer cooperativas de ahorro y crédito en el país islámico desgarrado por la guerra. Robert Wieland, autor del informe e investigador de Main Street Economics, también observa de manera exhaustiva las formas en que los servicios financieros se evalúan bajo la jurisprudencia islámica, y llega a la conclusión de que las cooperativas de ahorro y crédito pueden tener la mejor oportunidad de satisfacer las necesidades de los prestatarios musulmanes en términos de su religión.

Conforme a la ley islámica, los prestamistas no pueden cobrar riba, que a menudo se traduce como "interés" o "usura," sobre dinero prestado, ni pagar intereses sobre los depósitos que tienen en custodia sin compartir verdaderamente la gharar, que se traduce como "riesgo" o "incertidumbre," escribe el señor Wieland. Los dos requisitos son parte del cumplimiento de la sharî‘a, término que se usa para describir las transacciones financieras permitidas por el Corán. De acuerdo con el investigador, la mutualidad de las cooperativas de ahorro y crédito, que distribuye las utilidades en forma de dividendos, se alinea más de cerca a la ley musulmana, haciendo que el modelo cooperativo se adapte bien a los países y comunidades musulmanas.

"Una institución realmente mutualista minimizaría los costos de lograr el cumplimiento de la sharî‘a para sus beneficiarios y, en la medida en que se generaran utilidades, éstas se acumularían completamente a los socios-participantes", afirma el señor Wieland. "Esta lectura de la jurisprudencia islámica debiera interesar a los partidarios de las cooperativas de ahorro y crédito".

El informe continúa analizando los tipos de productos financieros y de qué manera se pueden estos desarrollar para que cumplan con la sharî‘a, incluyendo ahorro, inversiones y diferentes tipos de créditos. De acuerdo con las enseñanzas del Corán, existen estrategias mediante las cuales pueden llevarse a cabo negocios financieros sin violar sus leyes, que incluyen la característica de generosidad y perdón sin penalización para los créditos e inversiones que resultan mal. No obstante, las prácticas financieras occidentales en la mayoría de los casos están reñidas con dichas leyes, provocando que la mayoría de las instituciones financieras con fines de lucro operen en desacuerdo con dichas enseñanzas, dice Robert Wieland.

"El beneficio de intereses que los bancos occidentales pagan a los depositantes -el cual motiva una porción significativa de la parte pasiva de los bancos- es imprevisible de antemano en las finanzas islámicas", escribe el investigador. "Un incremento conocido y esperado en los depósitos de una persona al cabo de cierto tiempo se considera un préstamo con interés y no está permitido".

Se pueden obtener copias de cortesía del informe de 21 páginas financiado por el Programa de Desarrollo Cooperativo de USAID de WOCCU en www.woccu.org. Oprima el botón del mouse sobre "Publications"; luego en "Research Monographs." Pueden solicitarse copias impresas enviando un correo electrónico a research@woccu.org.



El Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y Crédito es la asociación gremial y agencia de desarrollo para el sistema internacional de cooperativas de ahorro y crédito. El Consejo Mundial promueve el crecimiento sustentable de las cooperativas de ahorro y crédito y otras cooperativas financieras en todo el mundo a fin de facultar a las personas para que mejoren su calidad de vida a través del acceso a servicios financieros asequibles y de alta calidad. El Consejo Mundial realiza esfuerzos de defensa activa en representación del sistema global de las cooperativas de ahorro y crédito ante organizaciones internacionales y trabaja con gobiernos nacionales para mejorar la legislación y la regulación. Sus programas de asistencia técnica introducen nuevas herramientas y tecnologías para fortalecer el desempeño financiero de las cooperativas de ahorro y crédito y profundizar su alcance comunitario.

El Consejo Mundial ha implementado 290 programas de asistencia técnica en 71 países. A nivel mundial, 57,000 cooperativas de ahorro y crédito en 103 países atienden a 208 millones de personas. Obtenga más información sobre el impacto global del Consejo Mundial en www.woccu.org.


NOTA: Oprima el botón del mouse sobre las fotografías para verlas/descargarlas en alta resolución.

Contacto principal: Rebecca Carpenter
Organización: World Council of Credit Unions
Correo electrónico: rcarpenter@woccu.org
Teléfono: +1-608-395-2031
Print Email RSS Comments